CON UN PENAL INVENTADO, BOCA GANÓ EN BOLIVIA Y SE ACOMODÓ EN SU GRUPO EN LA COPA LIBERTADORES

Cumplió con el primer objetivo. En la altura de La Paz, Boca estaba obligado a sumar si es que quería seguir con chances de meterse en los octavos de final de la Copa Libertadores, y esta vez no falló: victoria 1-0 con gol de un penal inventado de Eduardo Salvio ante Always Ready para acomodarse como segundo en la tabla de su grupo.

No era un partido más. De hecho, hasta el propio Juan Román Riquelme fue parte de la delegación que viajó a Bolivia, porque sabía que este encuentro era más que solo tres puntos. Era jugarse gran parte del año, porque si el Xeneize se queda afuera de la Libertadores en fase de grupos, es no dar la talla de lo que el club representa históricamente. El rival, a pesar de los 3600 de altura de La Paz, no era el más complicado de todos, por lo que hacía pensar que había chances concretas para ganar.

Durante la primera parte, el rival le dejó jugar a Boca. Por medio de Salvio por un costado y de Óscar Romero del otro, el Xeneize se hizo ancho a la hora de atacar. Con pequeñas asociaciones entre los mediocampistas y sin complicarse, los dirigidos por Sebastián Battaglia jugaron en campo rival la mayor parte del tiempo.

La primera ocasión de gol que tuvo fue en los pies de Luis Vázquez, quien remató de media distancia pero Arnaldo Giménez tapó su disparo. A 10 minutos para el descanso, llegó la apertura del marcador con una jugada insólita. Salvio se fue mano a mano contra el arquero Giménez y cayó en el área luego de trabar con el arquero, y el árbitro cobró la pena máxima.

El arquero del conjunto boliviano llega antes a tocar el balón y luego choca con Salvio. El árbitro, increíblemente, sancionó penal.

Lógicamente, todos los jugadores de Always Ready protestaron ante la increíble falta que sancionó el juez. Poco de esto le importó al Toto, quien acomodó la pelota y convirtió desde los 12 pasos el único tanto de la noche.

En el complemento, los primeros minutos fueron del local, que con un par de cambios comenzó a ejercer presión y atacar mejor. En esos momentos, fue importante Agustín Rossi, quien tapó algunos cabezazos, y también contó con la suerte de su lado, ya que hubo un remate a la salida de una pelota parada que pegó en el palo. Los jugadores de Boca, cansados por el desgaste hecho en la primera mitad, cedieron la pelota y se replegaron en su campo. Los minutos pasaron, el Xeneize mantuvo la ventaja y, con el triunfo, se acomodó en la tabla.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.