La cancha no se “achica” pidiendo correr las líneas del campo, sino con habilidad de juego

Por María Alejandra Viola

Parece que, por estos días, todo se entiende mejor si se explica en términos futbolísticos. Así que, aunque no soy experta, me valdré de saberes populares del deporte y metáforas para manifestar mi punto de vista, lo más claramente posible, acerca de este cambio de las reglas de juego que quieren instrumentar arbitrariamente los representantes de la vieja política.

Y aclaro que, aunque me exprese en esta nota utilizando las alegorías del juego, es muy serio para mí y para el espacio al que pertenezco, hablar de institucionalidad y democracia.

Se sabe que “achicar la cancha” es una acción táctica y estratégica de equipo para reducir espacios, una vez que se perdió la posesión del balón, con la intención de impedir que los jugadores rivales continúen con su juego ofensivo, y robarles la pelota lo antes posible ¿Me explico? Se trata entonces de articular, con las reglas de juego existentes, una estrategia inteligente que reposicione al equipo, no de que los jugadores y el DT pidan correr las líneas de banda y de meta del espacio contrario un metro hacia adentro, a conveniencia o comodidad.

Estas “inquietudes” del oficialismo entrerriano de querer cambiar el sistema cuando estamos a punto de iniciar el calendario electoral se asemeja a pretender correr las líneas del campo para beneficiar su juego, modificando las reglas; tal el caso de la pretendida Ley de Lemas que quiere imponer el oficialismo, hoy inconstitucional en Entre Ríos.

Sin dudas comparto los análisis que muchos vienen haciendo respecto de que el sector gobernante de la provincia se está concentrando, una vez más, en sus intereses mezquinos, olvidándose de las necesidades reales y urgentes de la gente. Pero yendo aún más allá, me pregunto ¿por qué lo hacen? ¿por qué necesitan valerse de métodos irregulares para obtener alguna ventaja electoral?

Y, si vuelvo a la definición de “achique de la cancha” hallo las respuestas:

¿Pueden reducir el campo de juego con táctica y estrategia, como debería ser por reglamento? Sí, pero no lo hacen porque no las tienen, sino las usarían. No están siendo capaces de mostrarle a la ciudadanía su planificación, sus obras, su inteligencia para salir de la crisis estructural, sus resultados. No tienen jugadores estrellas, no hay equipo sólido y el Director Técnico “dirige” con desesperación. Y esta inestabilidad, esta inconsistencia, esta incoherencia y el absurdo cambio de reglas de juego permanente genera inseguridad e incredulidad hacia el interior de nuestra sociedad y también a los espectadores internacionales que miran el partido desde afuera (por eso no llegan las inversiones).

¿Han perdido la posesión del balón? Claramente, sí. Saben que están en tiempo de descuento y la pelota está en los pies del rival.

¿Los jugadores de la oposición continúan con un juego decidido, están fortalecidos y dispuestos a ganar el partido sin pretensión de prácticas tramposas? Sí. Tienen en la cancha a los mejores jugadores: Rogelio Frigerio en la provincia y Emanuel Gainza en la ciudad capital, munidos de experiencia de gestión; y no están solos, los acompaña un equipo de incansables trabajadores, expertos, profesionales, que anhelan ver a Entre Ríos en las grandes ligas. En “Junto por el Cambio” hay planes consensuados. Hay escucha y cercanía del equipo con la gente. Hay aprendizaje. Hay reglas y objetivos claros. Y tenemos puesta una camiseta que no representa sólo a nuestros hinchas, sino también a las inquietudes de los que no tienen equipo definido, de los que se cansaron de jugar y hasta de los que sin saber del juego necesitan, desean, esperan un cambio; en síntesis, tenemos puesta la camiseta que nos hará ganar a todos de una buena vez.

¿Necesita el oficialismo robar la pelota lo antes posible? Sí. Y no está mal, es parte del juego democrático. Lo que no está bien es que quieran hacerlo con artimañas por falta de habilidad, de capacidad, de candidatos que puedan sacarnos la pelota de los pies y definir sin tretas.

Quienes representan a la vieja política tienen que saber que no vamos a permitir que le falten el respeto a la gente y a las instituciones democráticas y que si quieren un nuevo sistema electoral se podrá discutir una vez que este partido haya finalizado, en tiempo y forma y bajo la institucionalidad que corresponde, para que sea realmente el acto responsable que la sociedad merece y no una vergonzante postura tendiente a “inclinar la cancha”.

Y los vecinos deben saber que haremos todo lo que esté a nuestro alcance para impedir que el oficialismo siga rompiendo la estabilidad -que los entrerrianos buscamos y necesitamos sostener-, el orden jurídico y las reglas de juego. No vamos a permitir que nos sumerjan en la anomia absoluta.

María Alejandra Viola
Abogada M N° 5592
Presidente de la Fundación Hacemos
Diputada Provincial “Juntos por el Cambio” (Mc)
Referente política de “Amor por Paraná”

Los comentarios están cerrados.