La Chabona, la reina de los virales barriales: “No necesito ser una modelito para que la gente me quiera”

Nada mejor para definir a La Chabona que sus propias palabras: “Una mina con un re rolo”. Así se describe mientras cuenta cómo fue enfrentando los golpes de la vida; de una infancia difícil a una adolescencia conflictiva.

Su look “tumbero”, sus uñas larguísimas y su pelo con trenzas, que ya se volvió una marca registrada, le llaman la atención a cualquiera. Debe ser por eso que durante el tiempo que duró la nota, en pleno centro de San Miguel, más de una persona le tocó bocina o la frenó para pedirle una foto. Y ella, encantada.

La Chabona es una influencer popular. Saltó a la fama por casualidad, porque ella asegura que nunca le interesó “la movida de las redes sociales”. Sin embargo, hoy cosecha más de 200 mil seguidores en Instagram y suma más de 67 mil suscriptores en YouTube, en donde comparte sus temas musicales, como “Él Tóxico” o “La tiene chiquita”.

Con sus videos, la Chabona no solo deja en claro que es dueña de una personalidad arrolladora, también muestra la vida en el barrio, el día a día de una persona que nació y se mantiene humilde.

“¿Sabés lo que pasa, compa? Uno no tiene que olvidar de dónde viene”, dice mirando a cámara, consciente de que su éxito va más allá de su look y sus tatuajes. Es su esencia, su “rolo re piola” lo que cautiva a sus seguidores, pero también lo que hace que muchos haters la critiquen.

A ella no le importa porque “a la gilada ni cabida”. Los comentarios hirientes sobre su cuerpo y su look no la lastiman, porque cada vez que sale a la calle la gente la saluda, la abraza, le pide fotos. “Yo no necesito ser una modelito para que la gente me quiera, yo me amo como soy”, dispara.

En cuanto a los mensajes maliciosos, opina que, al final, la terminan beneficiando: “Mucha gente que te tira la mala, pero yo ni cabida. Mientras más me envidian, más famosa me hacen”. “Arranqué desde abajo y mirá al extremo al que llegué… Hay muchos que quieren estar en mi lugar y no pueden… y como yo digo ‘si tienen algún sueño, háganlo”, dice.

La dura adolescencia de La Chabona: drogas, delincuencia y prostitución

Algo que hace única a La Chabona es que no reniega de su pasado. Ella es así gracias a los golpes. “En la vida pasé una banda de secuencias, pero pude salir adelante”, detalla mientras se muestra orgullosa de Junior, su bebé de un año y medio.

“Me hice en la calle, de pibita ya andaba rodando con los pibes. Me drogué con paco, pastillas, pasta base, vivía todo el día embartulada”, recuerda sobre una etapa de su adolescencia que la llevó a estar presa a los 18.

La Chabona en un mano a mano con TN (Foto: Nicolás González).
La Chabona en un mano a mano con TN (Foto: Nicolás González).

Dice no estar arrepentida sobre esa parte de su historia: “Yo me prostituía y no tengo vergüenza de decirlo porque lo hacía para que en mi casa no falte un plato comida, para sacar a mi familia adelante”.

Su vida cambió por completo cuando perdió su primer embarazo durante un accidente de tránsito: “Lamentablemente pasé la muerte de un bebé. Por eso tengo las lágrimas tatuadas, representan el fallecimiento de un ser querido, y me las tatué cuando encané”.

Más allá del dolor, la Chabona se define como una luchadora: “Soy la que lleva la familia adelante, la que si pasa un bondi está haciendo quilombo, una re piba con un re rolo y un re corazón”.

Del barrio a las redes, el ascenso de La Chabona

“Soy así, como me muestro, una piba humilde y de barrio. Siempre voy con la humildad y con el respeto a todos lados”, comenta la Chabona. Mientras charla con TN Show, muchas personas la paran para pedirle una foto, que grabe un mensaje para algún amigo, o para darle un abrazo. Y ella no duda en hacerlo.

Más allá de los comentarios en las redes, ella destaca el cariño de las personas en la calle: “La gente me quiere en todos lados. Amo a la gente de la villa, aunque haya muchos que la discriminen y digan giladas. Conocí a muchos laburantes ahí”.

“Cuando empecé con las redes vi que me seguían por mi locura, mi mambo, mi estilo”, comenta con una sonrisa. Gracias a sus ocurrencias, a sus peleas virales y a sus ganas de crecer fue sumando popularidad y seguidores.

La Chabona se retrató antes de dar a luz (Foto: Instagram/lachabona.atr).
La Chabona se retrató antes de dar a luz (Foto: Instagram/lachabona.atr).

Sobre los haters, dice que “ni le van ni le vienen”: “Hay muchos que te tiran chascarrillo. A mi me dicen drogadicta, chorra, delincuente y me juzgan sin conocerme, no saben la persona que soy por dentro. A los 20 años yo ya tenía casa propia, soy re pilla y me gusta tener lo mío”.

Al hablar sobre sus sueños para el futuro, la Chabona se muestra feliz y agradecida por su presente: “¿Qué más puedo pedirle a la vida? Tengo un bebé hermoso, que es el amor de mi vida”. Y agrega: “Junior me cambió la vida por completo. A pesar de que era un cachivache, me drogué y tomé estando embarazada, hoy tengo un bebé hermoso”.

La Chabona con su hijo Junior. (Foto: Instagram/lachabona.atr).
La Chabona con su hijo Junior. (Foto: Instagram/lachabona.atr).

Yo sé por quién la tengo que pelear hoy en día. Sé que a mi guachín el día de mañana no le va a faltar nada. Y sé que me lo agradecer, porque aunque la mamá sea loca o lo que sea, siempre le va a dar todo”, confía.

TN

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.