ActualidadPoliciales

Masacre en Hurlingham: Un pedido de perdón y cinco niños huérfanos

“Le pido disculpas a toda la familia”, dijo la madre del autor de los crímenes de Hurlingham. El episodio dejó un terrible saldo de cinco niños que quedaron huérfanos. Además de sus padres, todos ellos perdieron también a su abuela.

La familia del hombre acusado de matar a su mujer y otros cinco parientes en la localidad bonaerense de Hurlingham pidió “disculpas a todos” y aseguró que hace dos años que no se veían con él.

“No entiendo qué pasó. Él es incapaz de hacer algo así”, dijo Mabel, la madre de Diego Loscalzo.

La mujer aseguró que “hace dos años” que no lo ve y que a su hijo “nunca le faltó nada”.

“Le pido disculpas a todos. Les diría que lo perdonen”, manifestó.

En referencia a la situación vivida por su hijo, la mujer expresó: “Le preguntaría qué pasó por su cabeza”.

“No es un asesino. Trabaja todo el día para mantener a su familia”, indicó.

Además, la mujer afirmó: “No creo que haya hecho todas estas cosas. Es una persona muy responsable”.

“Esto es una pesadilla, no lo creo, me siento muy mal y le pido mil perdones a toda la gente”, dijo.

Por su parte, Matías, hermano del acusado de matar a seis personas, señaló: “Me gustaría preguntarle por qué lo hizo. No estoy enojado, estoy sorprendido”.

“Siento vergüenza por mi hermano. Siento dolor por lo que hizo”, afirmó.

Cinco nenes quedaron huérfanos
Diego Loscalzo mató a su mujer y a otros cinco integrantes de la misma familia. En diálogo con Clarín, un vecino de la casa ubicada en William Morris, localidad del partido de Hurlingham, ayudó a recrear el árbol genealógico que fue desmembrado a partir de la masacre.

El episodio dejó un terrible saldo de cinco niños que quedaron huérfanos. Además de sus padres, todos ellos perdieron también a su abuela, Juana Paiva -madre de Romina Maguna, de aproximadamente 60 años- quien recibió múltiples heridas de bala en su torax y abdomen, y murió tres horas después en el Hospital Posadas.

Loscalzo, de 38 años y apodado “el Chino”, es empleado de Metrovías Tres de Febrero. Mató a su mujer, Romina Maguna, con su arma reglamentaria, ya que ella era policía de patrulla de San Isidro. Romina tenía dos hijos: un nene de 11 años y una nena más chica, de una pareja anterior que según dijeron los vecinos, falleció hace muchos años. Por lo tanto, ya no tienen a su madre ni a su padre.

Sin embargo, el nene consideraba a Loscalzo, pareja de su madre desde hacía unos tres años, como un padre. Cuando éste le apoyó un arma en el pecho, le suplicó: “Papá, por favor no me mates”, según contó hoy un vecino. Fue además quien pidió ayuda, al grito de “el Chino mató a mi mamá, mató a mi mamá”.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close