ActualidadJudiciales

La Cámara de Casación anuló la condena a prisión perpetua del sommelier Luciano Sosto

La Cámara Nacional de Casación en lo Criminal y Correccional anuló el fallo del tribunal porteño que a fines de 2015 condenó a prisión perpetua al sommelier Luciano Sostocomo autor del crimen de su madre, por lo que éste recuperará su libertad en las próximas horas, informaron fuentes judiciales.

Sosto, de 39 años, fue condenado a perpetua por el Tribunal Oral en lo Criminal 8 porteño el 21 de diciembre de 2015 como autor del homicidio calificado por el vínculo de su madre Estela Garcilazo, de 69.

El crimen se descubrió el 26 de diciembre de 2013 cuando, según lo reconstruido en el juicio, el sommelier que vivía en el 5º B del edificio de Seguí 4444, en el barrio de Palermo, bajó al departamento 4º B donde residía su madre, discutió con ella y la estranguló porque, según la hipótesis de la fiscal del juicio, Diana Goral, necesitaba dinero para comprar cocaína y contratar taxi boys.

En ese momento, la fiscal acusó al ex titular de la Asociación Argentina de Sommeliers y ex propietario del restaurante “Lucky Luciano” de los delitos de “homicidio y abuso sexual” por el hecho ocurrido el 26 de diciembre de 2013. Ese día, Sosto llamó a la policía cerca de las 15:00 y dijo que al pasar frente al departamento de su madre, escuchó unos quejidos y la encontró en grave estado, por lo que llamó a una ambulancia.

Sin embargo, la médica que intervino en el caso se dio cuenta de la probabilidad de que la mujer haya sido muerta a golpes, por lo que dio aviso a la policía de inmediato. El relato de Sosto quedó totalmente descartado a partir de comprobar peritos policiales que su madre había muerto por la mañana, varias horas antes de su llamado a la ambulancia, el cual quedó como un intento tardío de ocultar el matricidio. Una autopsia posterior permitió determinar que Garcilazo había muerto estrangulada.

Los policías que allanaron el departamento de Sosto, tras su detención, encontraron $10.800 en una caja y otros $6.000, y se sospecha que formaban parte de la mensualidad que le pasaba su esposo, un empresario gastronómico que también es padre del sommelier.

Sosto siempre se proclamó inocente en cuanto al caso y, según indicaron fuentes policiales, intentó inculpar a un joven con el que dijo se frecuentaba para mantener relaciones sexuales. No obstante, el apuntado logró presentar una coartada firme, que dio por tierra con la sospecha que intentó instalar Sosto.

En diciembre de 2015, antes de que el Tribunal Oral en lo Criminal 8 lo condenara, Sosto dijo: “Soy inocente: busquen al violador y asesino de mi madre. Quiero decir que no maté, no robé, no violé y les ruego que no se equivoquen. No terminen de destruirme“. Por su parte, Carlos Sosto, padre de Luciano, aseguró que su hijo “no hizo nada” y que “está injustamente en la cárcel”. “No puedo creer que esos jueces se hayan equivocado. Mi hijo va a purgar una condena siendo inocente“, indicó.

 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close